¿Es malo ser gentil?




En círculos de raíces hebreas y algunos círculos mesiánicos se enseña comúnmente que la palabra "goy" (gentil) es un término negativo que indica ser pagano o idolatra. A nadie le gustaría ser llamado idolatra y por lo tanto la palabra gentil es evitada a toda costa. Los creyentes de origen no judío frecuentemente no se sienten cómodos con la palabra gentil ya que ahora han creído en Yeshua y han abandonado la idolatría, si gentil significa ser idolatra seguramente yo no soy gentil.

¿Es cierto que la palabra "goy" es intrínsecamente negativa? ¿Podría un creyente no judío decir que es un gentil? Para responder estas preguntas revisaremos la torah, la tradición judía y los escritos apostólicos.

Podemos decir que la palabra "goy" significa nación o pueblo. A muchos les sorprende saber que YHWH llama a Israel "goy". Leemos en Shemot: "Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes y una nación santa (goy kadosh)". Exódo 19:6.

Este verso por si mismo debería ser concluyente en torno al significado de goy: una nación o pueblo. El término es otra vez usado positivamente en el salmo 117 donde se dice: "Halelu et Adonay Kol Goim" que traducido es "Alabad a Adonai todos los pueblos", obviamente no es una exhortación a que los idolatras adoren a Adonay, sino que todas las naciones lo alaben.

En la torah el término "goy" no tiene un significado negativo. ¿A partir de cuando el término comenzó a significar "pagano" o "idolatra"? Muchos creen que fue después del cautiverio babilónico, esto debido a que Israel no era una nación en el sentido territorial y esta hizo que los términos "Am" y "Mishpaja" comenzaron a ser preferidos.

Al ver la maldad y la idolatría de las naciones (goim), el termino goy paulatinamente comenzó a ser sinónimo de idolatría. Toby Janicki apunta: "Uno de los factores que contribuyeron a esto fue el hecho que después del cautiverio babilónico, Israel no era más un goy en el sentido de una entidad política o territorial" (Messiah Journal 101, What is a gentile?, Toby Janicky, ffoz, 800 775-4807, www.ffoz.org, pag 41).

A partir del cautiverio babilónico la animosidad de las naciones vecinas hizo que el puebl judío considerara "gentil" y "pagano" como sinónimo. En la literatura rabínica incluso se le llama "perros" y "cerdos" describiendo su impureza y sus inmoralidades (Bereshit Raba 81:13, Vaikra Raba 13:5), Yeshua también hace uso de ese término en su plática con la mujer sirofenicia (Mattityahu 15).

El estado inmoral e idolatra de las naciones hizo que el término fuera sinónimo de idolatría pero no era el significado esencial ni original.

Podemos decir que tanto en el Tanaj como en los escritos apostólicos, la palabra tiene 2 acepciones:

  1. Alguien de las naciones, es decir un no judío (Salmo 117, Efesios 3:4-6, 3:1, Hechos 15:21).
  2. Un pagano o idólatra (1ª Corintios 12:2, 1ª Kefa 4:3, 1ª Tesalonicenses 4:5)

Dependiendo del contexto, la palabra puede significar una de las dos cosas. No hay nada malo en sí mismo con ser llamado "gentil" si hablamos en la primera acepción del término. La enseñanza de los apóstoles es que los gentiles deben vivir como gentiles justos delante de Dios.

En Mashiaj, los gentiles tienen entrada a las bendiciones del pacto con Israel, no sustituyendo a Israel sino siendo coherederos. Ningún no judío debía avergonzarse en decir "yo soy un gentil creyente en Yeshua" pues Yeshua vino a cumplir las promesas hechas a los patriarcas dentro del pueblo judío y para que los gentiles se gozaran en su misericordia (Romanos 15:8-12).

En el cuerpo del Mesias hay judíos y gentiles formando su congregación, con sus distintos roles y llamados para reparar al mundo. Cada uno tiene su parte en la restauración y en el avance del Maljut HaShamayim.

Ese es el sueño apostólico: judíos y gentiles adorando al Elohim de Avraham reparando al mundo

¡Que sea la voluntad del Santo Bendito sea ayudarnos a llevar su reino a todo el mundo!

Con bendición
Yitzjak Bonilla Castellanos