Yom Teruah: ¡Apresúrate pues Yom kippur se acerca!




¿Cuál es la razón para celebrar Yom Teruah que nos da la Torah? La respuesta puede asombrarte: ¡Ninguna!, la torah no da una razón para celebrar esta festividad, únicamente nos dice que es lo que debemos de hacer en esa fecha. Esto ha dado pie a muchas especulaciones y conjeturas pues nadie quiere celebrar algo sin saber el porqué.

Esto ha hecho que en algunos círculos se le llama a este día: "El día escondido", esto debido a la falta de razón para celebrar la fiesta y también por ser la única fiesta que cae en luna nueva (el inicio de cada mes hebreo es marcado por la luna nueva, esta se veía en Jerusalén en tiempos antiguos y de esa manera nadie sabía con certeza cuándo iba a ser Yom Teruah). ¿Será posible que no haya razón alguna para la celebración? No del todo.

La razón más lógica para que Hashem nos diera un día de oír el shofar y para reflexionar en él, es por el día que está a punto de venir, esto es Yom Kippur. Yom kippur (que significa "Día de la expiación") era el día donde Israel se reunía en el templo para implorar el favor nacional de El Eterno, en ese día se purificaba el altar, el tabernáculo y el mikdash (Levítico 16:32) lo que era necesario para que la presencia de Hashem siguiera morando en el tabernáculo. Yom Kippur era trascendental pues era la renovación anual de la "comunión" de Hashem con su pueblo. Para que Hashem morara en su pueblo y en el templo, era necesaria una limpieza ritual de estos componentes y del pueblo

¿Cuál era el requisito del pueblo en general? Arrepentirse de sus malos caminos para poder volverse a Hashem de corazón perfecto. De ahí que "perdón" y "expiación" vinieron a ser temas principales de Yom Kippur. El sumo sacerdote confesaba los pecados de Israel delante de Hashem suplicándole que perdonara al pueblo y que morase en medio de ellos a pesar de las impurezas rituales de los hijos de Israel.

Debido a eso, Yom Kippur no era un día para tomarse a la ligera, era un día para el que se debía de llegar preparados pues era un día de ayuno y de profunda reflexión delante del Eterno (Levítico 16:31). ¿Qué podía hacerse para preparar al pueblo para ese día? ¿Qué podía hacerse para dar al pueblo, diciéndolo en lenguaje moderno, un friendly reminder (recordatorio amigable)?

La respuesta es Yom Teruah, el día en el que oímos el shofar y se nos anuncia que Yom Kippur está a las puertas y tengo 10 días para prepararme como nunca antes. Es esta la razón más racional de Yom Teruah y en ningún día el llamado a la Teshuva (Arrepentimiento) es tan intenso como en este día. De hecho, en el judaísmo se le conoce a los 10 días desde Yom Teruah hasta Yom Kippur como "Yamim Noraim" (Días terribles) para enfatizar la oportunidad y la responsabilidad individual y colectiva del arrepentimiento. En otras palabras, la torah no da una razón específica para Yom Teruah debido a que su importancia está íntimamente relacionada con Yom Kippur.

El Toque de Teruah se traduce algunas veces como "alarma", este y todos los Yom Teruah, deben de ser alertas para nuestra vida espiritual y para volvernos en arrepentimiento delante de Hashem. No hay ningún hijo de Elohim demasiado justo para no necesitar arrepentimiento y no hay uno tan malvado para no merecer respuesta del cielo.

Sea la voluntad que este Yom Teruah estemos adelantando la venida del Rey Mesías

¡Que sea pronto y en nuestros días!

Con bendición
Yitzjak Bonilla Castellanos