Haftará Miketz

Zacarías 2:10 - 4:7


Los sabios del Talmud, enseñaron que: "Si hay dos Shabatot en Janucá, en el primer Shabat se lee la Haftará – neirot Zejaryá - las luces de Zacarías, mientras que en el segundo Shabat se lee la Haftará –neirot Shlomo - las luces de Salomón." (Meguila 31a)

Varios comentaristas han tratado de explicar por qué leemos las Haftarot en este orden particular, ya que históricamente los acontecimientos del Templo de Salomón precedieron a la profecía de Zacarías. Rabí Abraham Isaac bar de Narvonne, afirma que la preeminencia de la profecía de Zacarías, es porque su visión y su mensaje se refería a la época del Segundo Templo, cuando la historia de janucá se llevó a cabo, mientras que los eventos del Templo de Salomón se produjo mucho antes. (Sefer Eshkol, Libro 2, Leyes de Parashot y Haftarot, 3)

En nuestro caso hemos decidido tomar la sección del profeta Zacarías, porque el comentario pasado fue del libro de los reyes (1Reyes 3:15-4:1) y ahora hemos decidido hacer justicia y poder contar con los dos comentarios, y posteriormente seguir indagando en ellos y obtener un conocimiento integro.


"Canta de júbilo y alégrate, oh hija de Sion; porque he aquí, vengo, y habitaré en medio de ti--declara el SEñOR. Y se unirán muchas naciones al SEñOR aquel día, y serán mi pueblo. Entonces habitaré en medio de ti, y sabrás que el SEñOR de los ejércitos me ha enviado a ti. Y el SEñOR poseerá a Judá, su porción en la tierra santa, y escogerá de nuevo a Jerusalén." (Zacarías 2:10-12 LBLA)

Zacarías (heb. Zekharyah o Zejaryá significa: "Adonay recuerda") hijo de Berequías, hijo de Iddo (Zacarías 1:1) uno de los jefes de los sacerdotes que regresaron del exilio Babilónico, en el 539/8 antes del Mesías, como lo registra Nehemías 12:1-7. Algunas especulaciones dicen que su padre murió en el exilio o camino a la tierra santa, esto surge porque en el libro de Esdras no se menciona el nombre de su padre, sino solamente el de su abuelo: "Zacarías hijo de Iddo" (Esdras 5:1; 6:14).

El tiempo en el cual desarrolló su ministerio está bien definido y marcado dentro del libro. Según la evidencia interna, él inició su ministerio: "el octavo mes del año segundo de Darío" (1:1), esto sería en el mes de Chesvan (el octavo mes del calendario judío) en el año 520 AEC, dos meses después que el profeta Hageo iniciara su ministerio. Hageo inicia sus oráculos el primero del sexto mes (Elul) y Zacarías el octavo mes del mismo año.

Los dos profetas tenían un mensaje en común y esto es: animar al pueblo para edificar el templo. (Hageo 1:8; Zacarías 4:9-10). Pero mientras que los vaticinios de Hageo, fueron directos a la reconstrucción del templo, Zacarías fue más allá de ese tema. El fue más allá del momento histórico y sus oráculos llegan hasta los días del Mesías tanto en su primera manifestación (9:9), como su segunda manifestación, en la cual el describe el momento en donde el Mesías hace su aparición gloriosa, esto es, en primer lugar cuando Judá lo reconoce al ver sus heridas (12:10), y finalmente cuando el Mesías pone sus pies en el monte de los Olivos (14:4). Asimismo, el profeta mira los días del Mesías (el milenio, o la era Mesiánica) cuando todas las naciones subirán a Jerusalén a adorar al Eterno de año en año en la fiesta de Sukot: "Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, a Adonay de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos." (14:16).

Como lo hemos dicho, el profeta Zacarías no tiene nada que envidiar a los más grades de los profetas en el campo de las visiones mesiánicas. Entre uno de los tópicos que resaltan y por el cual es conocido, es: el oráculo del Renuevo. Zacarías hace mención en dos ocasiones al "renuevo":

  1. "Escucha ahora, Josué, sumo sacerdote, tú y tus compañeros que se sientan ante ti, que son hombres de presagio, pues he aquí, yo voy a traer a mi siervo, el Renuevo." (3:8 LBLA)
  2. "Así dice el SEñOR de los ejércitos: He aquí un hombre cuyo nombre es Renuevo, porque El brotará del lugar donde está y reedificará el templo del SEñOR." (6:12 LBLA)

¿Quién o quiénes son estos renuevos que menciona el profeta? Y también el renuevo mencionado por el profeta son ¿Josué el sumo sacerdote, Zorobabel o Yeshua HaMashiaj? Las preguntas son más que interesantes y a la vez intrigantes. Dentro de la literatura judía, encontramos que el Tárgum de Yonatan ben Uziel lo aplica claramente al Mesías en los dos textos antes citados.

  • "le traerá a su siervo el Mesías, que ha de venir." (Tárgum Yonatan de Zacarías 3:8)
  • "He aquí el hombre Su nombre es el Mesías vendrá, y será grande, y él va a construir el Templo de Dios." (Tárgum Yonatan de Zacarías 6:12)

El segundo texto del Tárgum es un arma de doble filo, esto es, porque, por un lado nos ayuda a dar identidad al renuevo que el profeta anuncia, pero por el otro lado nos abre un abanico de cuestionamientos. En primer lugar esto ha dado pie a uno de los argumentos que se levantan en contra de nuestra fe, y este es: Si Yeshua es el mesías ¿por qué no construyó el templo como lo dice el Tárgum Yonatan?

También en el Tárgum de Isaías leemos: "Y él construirá el Templo, que se profanó por nuestros pecados" (Isaías 53:5).Esto llevó a Maimonides a concluir: "Si lo hiciese y venciere a las naciones circundantes, y reconstruyese el templo en su lugar, y reuniese a los dispersos de Israel, no habría dudas que él es el Mesías; y si no lo lograse, o fuese muerto, se sabría que no es aquel que la Torá nos prometió." (Leyes de los Reyes 11:4)

La interpretación del Tárgum y Maimónides al menos en lo que concierne a Zacarías 6 es problemática. Cuando analizamos diferentes aspectos de la profecía, podemos entender que hace referencia a un suceso que pasaría en los días de Zacarías, y no cientos de años después. Por ejemplo, Zacarías menciona a personas de su tiempo en el cumplimiento del oráculo (Zacarías 6:14) y después advierte al pueblo que eso pasaría si obedecen al Eterno, dando a entender que era algo para sus días (6:15).

Además de esto, ¿Por que no creemos que el Mesías es el cumplimiento literal de esta profecía? Las siguientes razones son las principales:

  1. En primer lugar por el contexto. El contexto dice claramente, que quien edificará el templo en su momento histórico es Zorobabel (4:9), tan es así, que al segundo templo se le conoce hasta el día de hoy, como el templo de Zorobabel (Posteriormente "De Herodes").
  2. En segundo lugar, las profecías dicen claramente que en los años antes a la segunda venida de Yeshua, (conocidos como: los 7 años de tribulación) el templo estará en pie, y a la mitad de la semana 70 dicha por Daniel, se hará cesar el continuo sacrificio (Daniel 9:27). También Pablo hace mención de la "apostasía" cuando el hombre de pecado se sienta en el templo de Dios y reclama adoración como Dios (2 Tesalonicenses 2:3-4).
  3. En tercer lugar las profecías del fin no hablan de una destrucción del templo (Zacarías 14:2) Como vimos arriba, se hace mención del cese del sacrificio continuo y de la profanación del santuario, no de su destrucción. El Mesías purificaría el templo de ser así, mas que construirlo, similar a lo hecho por los Macabeos.

En conclusión podemos decir, que este tema es muy amplio y solamente hemos tocado una arista del asunto: El renuevo que construirá el templo. Este es sin lugar a dudas Zorobabel, Sin embargo, el renuevo del capítulo 3 ciertamente parece ser una alusión al Mesías y a sus días: La era mesiánica. (3:9-10)

Bajo las alas de Dios de Israel
Francisco Hidalgo