El siervo sufriente y los despojos



Uno de los versos que más describe la exaltación del siervo sufriente es Isaías 53:12, después de que el siervo ha derramado su vida hasta la muerte: "repartirá despojos" ¿Qué son estos despojos? ¿A quienes les son repartidos?

La frase está inmediatamente después del verso 11 donde se dice: "verá la luz". El siervo sufriente muere por el pecado de Israel a pesar de ser inocente, YHWH quiso quebrantarlo y su vida es puesta por el pecado. Desde la perspectiva humana, el siervo está siendo castigado por su pecado, el profeta declara que no ha hecho nada sino cargando el pecado de los muchos.

El siervo ve la luz de la resurrección después de su muerte y se convierte en un ser inmortal. En este contexto que se dice: "Por tanto yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos".

¿Cuáles son estos despojos? Podemos decir que son dos tipos de despojos: Espirituales y físicos.

Los escritos apostólicos nos dicen que el Mashiaj: "Despojó a los principados y a las potestades, las exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz". (Colosenses 2:15).

La versión del Qumram lee Isaías 53:12 "Por lo tanto yo dividiré lo suyo con los muchos y con gran ejercito dividirá los despojos". En el verso YHWH divide lo que el siervo sufriente ha logrado con los muchos. ¿Qué es lo que el siervo sufriente ha logrado hasta ese momento? Exacto! Vida después de la muerte!

La vida que YHWH da al siervo sufriente después de la muerte será algo que YHWH también dará a todos aquellos que lo seguimos, es debido a ello que el emisario de Yeshua a las naciones, Shaul después de decir muchas cosas sobre la resurrección de Yeshua dice:

"Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?" (1 Corintios 15:54-55)

El primer despojo que Yeshua dará a los suyos en su segunda manifestación será la vida eterna, el dijo: "porque yo vivo, vosotros también viviréis" (Yohanan 14:19). Isaías 53:12 cierra la narración diciéndonos las buenas nuevas sobre el siervo sufriente, diciéndonos que su vida es nuestra vida, diciéndonos que él resucitará para que nosotros podamos tener también resurrección. YHWH resucitó a su siervo para que "los muchos" fueran justificados en su conocimiento.

Para cada uno de nosotros debe ser de sumo gozo compartir los vituperios del Mesías, pues también seremos partícipes de su gloria, Shaul dijo que: "nuestra vida (la resurrección) está escondida con Yeshua en Elohim" (Colosenses 3:3). Nuestro gozo debe ser ilimitado al saber nuestro destino glorioso, la vida eterna ha sido la más grande promesa que Elohim ha hecho en su palabra y el dividirá lo del siervo con los muchos.

Baruj Hashem tenemos tal promesa a la cual nos aferramos y esperamos la segunda manifestación de nuestro rey y salvador.

La segunda categoría de despojos que el Mashiaj repartirá es la heredad de las naciones. Najmanides dice de ese texto: "El conjunto de muchas naciones será su porción y herencia, y de entre los gentiles dividirá los fuertes como despojo" (

El salmo 2 habla de la herencia de las naciones al rey Mesías, leemos que la herencia del hijo de Elohim es estar sobre las naciones. Aquel que cabalga manso en un pollino será el gobernante máximo de las naciones y las gobernará desde Yerushalaim.

El salmo 110 también lo describe liderando la batalla final para librar a Israel de sus enemigos. El dijo a los 12 que ellos se sentarían en tronos a juzgar a las 12 tribus de Israel, cuando el regrese seremos "reyes y sacerdotes" pues él viene pronto y su galardón viene con él (Revelación 22:12).

¿Acaso podríamos pedir mayor gloria que esa? ¿Ser coherederos del reino milenial y compartir los "despojos"con el rey Mesiás? Seguramente no. Tenemos grandes promesas el Elohim cuya fidelidad es infinitamente confiable nos ha dado. Nuestra alma aguarda a aquel a quien amamos para verlo venir para redimir a su pueblo y para que en su nombre el mundo entero adore a su Elohim y padre.

Maranata! Ven Adon Yeshua.

Con bendición
Yitzjak Bonilla Castellanos