Isaías 52:13 y la exaltación del Mashiaj a la luz de Qumran




Muchas veces leemos en muchos artículos de teología sobre "la entrada triunfal" de Yeshua. Como sabrán el término es aplicado a la entrada triunfal de Yeshua en Yerushalaim cabalgando en un pollino, quizás el título de entrada triunfal viene de los gritos de la multitud que decía: "Bendito el que viene en nombre de Adonay".

Si bien es cierto a que suceso debe haber sido increíble para los 12, sabemos de alguien que no veía probablemente en aquel suceso una "entrada triunfal": Yeshua. Leemos en Lucas 19:41-42 que Yeshua llegó tristemente en "La entrada triunfal", aparte de esto Zacarías describe al Mashiaj "pobre y humilde cabalgando sobre un pollino". (Zacarías 9:9), difícilmente una entrada pomposa.

Quizás deberíamos llamarla "La humilde entrada" más que "La entrada triunfal". Sin embargo las escrituras nos dicen que habrá una entrada triunfal donde el Mashiaj será exaltado y dejará atónitos a los reyes de la tierra. Estudiaremos esto en el más famoso texto de la exaltación del humilde rey de Israel: Isaías 52:13-15.

Por mucho Isaías 53 es el pasaje mesiánico por excelencia, el siervo sufriente que quita el pecado de Israel y del mundo, su sufrimiento inmerecido y al mismo tiempo voluntario es profundamente impactante. Mucho énfasis es dado al pasaje de Isaías 53, frecuentemente olvidando los tres versos que lo preceden, esto es Isaías 53:13-15. ¿Cuál es la importancia de esos versos? Estos versos juntamente con los últimos tres versos de Isaías 52, presentan al siervo sufriente exaltado y puesto muy en alto. El cantico del siervo sufriente en sus 15 versos presenta una bella forma poética en donde un grupo de versos tratan de un tema y son complementados por otros, así los 15 versículos pueden ser enmarcados en: Exaltación-Humillación-Substitución-Sacrificio-Exaltación

Así Isaías 53 forma un perfecto oráculo en donde se nos explica la exaltación del siervo y lo que pasa antes de tener esa exaltación. Un midrash muy conocido sobre Isaías 52:13 dice:

"Esto se refiere al rey Mashiaj, él es más grande que los patriarcas, como es dicho Mi siervo será engrandecido, exaltado y puesto muy en alto, mas alto que Abraham que dice (en Génesis 14:22), He alzado mi mano al Señor, levantado más que Moshe de quien es dicho (En Números 11:12) Levántalo en tu pecho, más exaltado que los ángeles ministeriales, de quien es dicho (en Ezequiel 1:18) Sus aros eran altos y asombrosos. ¿Y de donde viene? De David." (Midrash Yalkut Shemoni II 571).

Así pues el sefer de Isaías nos indica la profunda exaltación del siervo sufriente. Ahora, algo parece no cuadrar en los tres versos del capítulo 52, todas las alusiones al siervo de YHWH hablan de exaltación excepto una y es la contenida en Isaías 52:13 donde se dice: "de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer".

¿Cómo encaja esta parte en la exaltación al siervo que se menciona en estos versos? Para muchos la explicación más lógica es que los reyes no creerán que aquel que había sido desfigurado ahora se presenta ante ellos triunfante. Majmanides dice: "Su asombro fue mostrado por escarnecerlo cuando llegó primero y al preguntar como un despreciado, manso y cabalgando en un pollino pudiera conquistar todos los reinos del mundo" (El siervo sufriente 104). De esa manera el asombro de los reyes se explica en virtud de lo que el Mesías parecía al inicio y en lo que se convirtió, esta explicación es buena y muchos se unen a Najmanides en su explicación.

Sin embargo una variante textual muy curiosa y asombrosa pudiera dar más luz sobre la exaltación del siervo de Adonay.

En 1946, un beduino llamado Muhammed Ahmed descubrió por accidente el suceso arqueológico más fascinante del siglo XX: Los manuscritos del mar muerto. Hasta ese momento los manuscritos mayoritarios del Tanaj y de donde depende la versión Mazoreta eran el Aleppo Coddex (930) y el códice de Leningrado (1008). Lo maravilloso del descubrimiento es que habían rollos de los primeros siglos de nuestra era y ¡un rollo completo de Isaías que data del año 100 AEC!

Al estudiar el libro de Isaías Quizá nos encontremos con el hecho de la increíble confiabilidad bíblica, el texto de Qumram y la versión Mazoreta son increíblemente similares, las diferentes variantes textuales no cambian el significado del texto. Sin embargo, una variante textual en Isaías 52:14 en el texto de Qumram parece aclarar aún más el pasaje. El verso en la versión Mazoreta dice: "Ken mishjat meish marehul" (fue desfigurada su apariencia más que la de cualquier hombre).

La rara palabra "mishjat" aparece únicamente en este verso en todo el Tanaj, algunos creen que viene de "shajat" (arruinar) y significa "desfiguramiento" (Messiah Journal 107, Steven Lancaster y James Mohson, FFOZ, 800-775-4807, www.ffoz.org, pág. A16). El hecho de la aparición de esta rara palabra hace un tanto difícil una traducción exacta.

Por otra parte, el texto del Qumram lee de manera distinta con la pequeña diferencia de una letra, la más minúscula de las letras hebreas: Una Yud. El verso dice: "Ken Mishjati meish marehu", esa letra yud cambia dramáticamente el significado del verso pues lee "Mishjati" que significa "he ungido".

El verso ha sido traducido como: "Ciertamente he ungido de los hombres su parecer y su aspecto es de los hijos de el hombre" o también "Yo lo he ungido. De los hombres es su parecer y su figura de los hijos de Adam" o "Yo he ungido su rostro más que el de cualquier hombre".

Esta lectura hace perfecto sentido con la exaltación del siervo sufriente en los tres versículos del capitulo 52 y dice categóricamente de quien habla el profeta: Esto es El Mashiaj ¡Vaya gran diferencia causada por una letra!

El lenguaje es similar al salmo 45 donde se dice del rey de Israel: "Eres el más hermoso de los hijos de los hombres". Cuando el Mesias retorne, su humillación acabará, el vendrá "con poder y gran gloria", "en las nubes del cielo" y se parará en el monte de los olivos para vencer a los ejércitos extranjeros reunidos contra Israel.

Ellos contemplaran lo insólito: el rey de Israel salvará a Israel y el es Yeshua, el que fue levantado y puesto muy en alto. El dice en Mateo que: "Entonces aparecerá en el cielo la señal del hijo del hombre, y todas las tribus de la tierra se lamentarán" (Mateo 24:30).

Yeshua vendrá por segunda vez sin relación con el pecado para salvar a los que le esperan (Hebreos 9:27). Después de los últimos años de esta era, el siervo de YHWH vendrá y "será puesto muy en alto", los reyes de la tierra quedarán atónitos ante él y las naciones traerán riquezas al rey Mesías.

Esa será la verdadera "entrada triunfal"

¡Que sea pronto y en nuestros días! ¡Maranatha!

Con bendición
Yitzjak Bonilla Castellanos